Seminario Identidad

 

SEMINARIO MAYOR DE ENSENADA

 

Identidad del Seminario Mayor

 

El Seminario mayor es "una comunidad eclesial educativa, más aún, es una especial comunidad educativa. Y lo que determina su fisonomía es el fin específico, o sea, el acompañamiento vocacional de los futuros sacerdotes, y por tanto el discernimiento de la vocación, la ayuda para corresponder a ella y la preparación para recibir el sacramento del orden con las gracias y responsabilidades propias, por las que el sacerdote se configura con Jesucristo cabeza y pastor y se prepara y compromete para compartir su misión de salvación en la Iglesia y en el mundo"[1]

 

Un Proyecto al servicio de la formación de pastores

 

Los presbíteros, por el sacramento del orden, se configuran con Cristo, Cabeza y Pastor, para el servicio de la Iglesia y para ofrecer a los hombres, en y desde ella, la salvación aportada por Cristo a toda la humanidad[2] . El sacramento del orden capacita para obrar en nombre de Cristo y de la Iglesia según el ejercicio específico de su ministerio sacerdotal, profético y real4, como colaboradores del obispo[3].

Estos sacerdotes van incorporando a su identidad sacramental unas notas características que deben ser adquiridas en el período formativo. Éstas son:

 

a. Dimensión comunitaria: "El ministerio presbiteral tiene una radical forma comunitaria y es ejercido como una tarea conjunta por la incorporación al orden de los presbíteros en comunión jerárquica con el Obispo"[4].

 

b. Diocesaneidad: "La dedicación y el servicio de los presbíteros diocesanos a la Iglesia se realiza y concreta en su pertenencia a una Iglesia particular con la que se vincula por la incardinación"[5].

 

c. Secularidad: "Como sacerdotes seculares participan de la vida de los hombres en medio del mundo"8.

 

d. Espiritualidad específica: por el sacramento del Orden el sacerdote recibe una vocación específica a la santidad de vida que "queda caracterizada, plasmada y definida por aquellas actitudes y comportamientos que son propios de Jesucristo, Cabeza y Pastor de la Iglesia, y que se compendian en su caridad pastoral"9. "A este modo de seguimiento del Señor y de vivir la fe en Cristo en el ejercicio del ministerio presbiteral como sacerdotes diocesanos seculares se le puede llamar, con todo derecho, espiritualidad"[6].



 

[1] JUAN PABLO II, Pastores dabo vobis, # 61.

 

[2] Cf. LG 28; PO 2.

 

[3] Cf. PO 4-6; PDV 26.

 

[4] PFSSM, 22. Cf. PDV, 17, a.

 

[5] PFSSM, 22.

 

[6]PDV, 21, b.